sábado, 25 de diciembre de 2010

IV-Día de verano.

Dijiste que me volverías a ver un día de verano,
El calor me agobia
¿Y a vos?

De a poco se curan las heridas en mis brazos.
Me besaste
Remendaste mi corazón
con papel vegetal azul e hilo de barrilete
Los pinchazos de la aguja dolieron
pero valió la pena.
¿Por que te arriesgaste por mí si todo termina?
                                                        Vendiste tu alma al diablo para salvarme
Te paseaste por callejones oscuros
Y favelas ajetreadas de narcotraficantes

Buscaste al oráculo
Bebiste agua bendita
y rezaste a la sombra de un árbol
Para encontrar la cura al cáncer que acechaba mis entrañas

Las pupilas de mis ojos se extinguían con tu luz

¿Seguís vivo?

La bomba atómica que destrozaba
la mitad de nuestro mundo
El llanto de los niños
El calor de tu piel

Me besaste, me mordiste el labio y me envenenaste
Lloré y me consolaste, pero tenías que irte
La sangre corría por mis piernas desdibujadas
Borroneadas en el bosquejo de una hoja cuadriculada

¿Cuántos años me hiciste creer que tenías?

                                                       (¡Shhh! ¡Mi madre va a matarme si se entera!)

¿Lo notaste?
¿Te enteraste?

Voy a mudarme a otra ciudad

Dijiste que me volverías a ver un día de verano
El calor me agobia
¿Y vos…
         …Dónde estas?

1 comentario:

Parpados en llamas dijo...

"Las pupilas de mis ojos se extinguían con tu luz"
amé esa frase, ese verso.
La contracción de las pupilas al exponerse a una luz tan grande...
saludos : )

Publicar un comentario

Las neuronas se escapan por la boca !